Insecticidas

De nuestro Catálogo

KILLWAC Insecticida a base de Cristantemo Piretro
NEMATROL Nematicida a base de Derivados vegetales de la Quitina
MYCOTROL Bio Insecticida Beauveria Bassiana
BT Bio Insecticida Bascillus Thiringiensis israelensis
BIOCRACK Repelente de insectos a base de Ajo

Insecticidas orgánicos

La acción principal de los insecticidas orgánicos es disminuir el efecto dañino que puedan proporcionar las diferentes clases de insectos a las plantas tanto en agro como en huertos y jardines..

Todos los cultivos agrícolas son sensibles al ataque de plagas, provocando con esto reducción en la calidad y en la producción agrícola, y como consecuencia genera pérdidas económicas para el productor. Para disminuir éstos daños causados por una gran variedad de plagas se utilizan diversos plaguicidas sintéticos, su alto poder residual y el uso indiscriminado de los mismos, ha provocado generaciones de insectos resistentes a estos productos, promoviendo erroneamente mayor demanda de agroquimicos en mayores dosis, haciendo de este problema un riesgo de contaminación exponencial.

En nuestros días, existen nuevas alternativas de formulación de plaguicidas a partir de materiales vegetales obtenidos de plantas que han demostrado tener efecto insecticida y baja residualidad, disminuyendo de esta manera la generación de resistencia.

Lamentablemente, en los tiempos que corren, la publicidad y el mercado que se ha abierto en torno a los insecticidas químicos ha relegado enormemente el lugar que antiguamente tenían los plaguicidas naturales.

Esto ha provocado que muchas recetas naturales han caído en desuso e inclusive muchas se han perdido.

Una desventaja que presentan algunos plaguicidas orgánicos es que necesitan más tiempo para poder actuar. En la mayoría su acción no es instantánea, al contrario de los químicos. Por esta misma causa, es importante aplicarlos cuando aparece el primer indicio de la posible existencia de una plaga.

Hay muchos especialistas que defienden el uso de los plaguicidas orgánicos o naturales ya que opinan que poseen innumerables ventajas. Por un lado, es una forma inteligente para el cuidado de los cultivos ya que, como bien se sabe, la naturaleza mantiene a las especies en equilibrio.

Si se permite a la naturaleza actuar por sí misma, se obtendrán beneficios sin correr mayores riesgos de desastres ecológicos., por otro lado ofrece sustanciales beneficios económicos, ya que al no someterse a procesos de industrialización, el valor del producto es mas competitivo. En el segmento de la aplicación, igualmente ofrece ventajas ya que su toxicidad es menor con respecto a los plaguicidas químicos.

Al adquirir productos orgánicos, los consumidores mejoran sustancialmente su alimentación y por ende su salúd.

Las hojas, las semillas, la corteza y la madera pueden resultar tóxicas para los distintos insectos que amenazan plantaciones, huertos y jardines, por eso son seleccionados para utilizarse como plaguicidas. Hay que tener en cuenta un dato muy importante acerca de los plaguicidas naturales: nunca hay que dejarlos expuestos al sol ya que de esta forma se podrían descomponer los componentes activos.

Siempre dejarlos a la sombra para macerar o secar, posteriormente colar los materiales para de esta forma eliminar todo residuo indeseado para el plaguicida. Si bien los ingredientes utilizados para este tipo de insecticidas naturales no son tóxicos, muchos de los materiales utilizados luego de haber sido procesados y elaborados, pueden llegar a causar serios problemas al ser humano si son inhalados o entran en contacto con la piel o los ojos. Hay que tener el mismo cuidado y precaución que con los plaguicidas químicos.

Algunas plantas utilizadas hoy día, para la elaboración de plaguicidas naturales

Entre las más imprtantes encontramos a el Piretro, el Neem, el chile, el ajo y el ricino.

Otras plantas y árboles muy utilizados como plaguicidas orgánicos o naturales son: anona, guanábana, madero negro, dalia, ginkgo, buganvillea, espinaca, lavanda, romero, salvia, ruda, ajenjo, manzanilla, albahaca, orégano, menta, tomillo, etc.

Además de plantas en las formulaciones organicas encontramos el uso de aceite mineral, leche de vaca o la orina humana y de animales entre muchos otros.

Los invitamos a revisar nuestra sección de Recetas Naturales