HUERTO EN CASA

Son tantas y tan variadas las posibilidades en cuanto a tamaños, diseños y distribuciones de un huerto, que quizá parezcan simplistas las sugerencias que aquí podemos exponer.

Es necesario disponer de un espacio cultivable, ya que en función del mismo se podrá realizar cualquier planificación posterior.

Podemos iniciar con experimentos hortícolas en el balcón o en la terraza o animarnos posteriormente a conseguir o adecuar una pequeña parcela para nuestros cultivos.


A menos que tengamos cierta experiencia agrícola, tal vez sería mas interesante empezar con parcelas pequeñas, fáciles de manejar y que sirvan de rodaje o banco de pruebas, para ir animándonos progresivamente a superficies de cultvo más extensas y plantas más delicadas o complicadas. Para una familia de 4 personas que desea proveerse de la mayoría de hortalizas de consumo reglar, será suficiente una parcela de entre 100 y 300 m2.

Sin embargo con apenas 40 o 50 m2, podemos conseguir una elevada producción de hortalizas básicas: lechugas, coles, chícharos, tomates, calabazas, zanahorias, etc. Sin olvidar una pequeña sección de plantas aromaticas y medicinales dentro del huerto familiar: lavanda, romero, manzanilla, hierbabuena, hinojo, tomillo, etc.

Podemos incusive mezclar en nuestro jardín plantas aromáticas, medicinales e inclusive hortalizas combinadas en rodetes de ornato. Puede que su mantenimeinto sea mas complejo, pero inciando con plantas fáciles podemos alcanzar una mínima produccion para iniciar nuestro huerto en casa.