Fertilizantes

De nuestro Catálogo

  • Maxifrut Extracto de algas marinas Ascophyllum nodosum, enzimas, aminoácidos, vitaminas
  • Maxifert Acondicionador orgánico de suelo: proteína hidrolizada, carbohidratos complejos y ácidos fúlvicos
  • Maxiplant Forte Oligopéptidos y oligosacáridos que aceleran la actividad metabólica de las plantas
  • Organol Regulador organico de crecimiento a base de Yucca schidigera pulverizada.
  • Organol Plus Extracto concentrado de Yucca schidigera y algas marinas Ascophyllum nodosum
  • GreenWorld 8-8-8 Fertilizante foliar concentrado a base de pescado hidrolizado, alga marina y micronutrientes
  • Endospor Inoculante endomicorrícico para charolas o que seinyecta al suelo al plantar o sembrar
  • Bactiva NP Biofertilizante microbiano con bacterias fijadoras de nitrógeno y solubilizadoras de fósforo

Los fertilizantes o abonos contienen principalmente elementos nutritivos para las plantas. Dependiendo del tipo de abono, contienen, uno (abono simple) o varios elementos nutritivos (abonos compuestos).

Al administrar fertilizantes y reguladores del crecimiento, lograremos provacar en las plantas:

Un mejor crecimiento y desarrollo de las plantas

Aumento de la floración y/o formación de frutas

Mejor resistencia contra enfermedades y plagas

Estos son algunos de los principales elementos nutritivos que pueden estar presentes en un abono:

Nitrógeno N Estimula la división (crecimiento) celular
Fósforo P Estimula la formación de raíces
Potasio K Endurece y aumenta la rigidez, aumenta la formación de botones y frutos
Magnesio Mg La clorofila, su componente principal, es responsable del color verde
Oligoelementos Fe,Mn,B,Cu Previenen enfermedades por falta de alimentación tipificada

Abonos orgánicos

Constituidos completamente de materias primas naturales (harina de sangre, vinasse (desechos de remolacha), algas, harina de huesos, harina de plumas, cascarillas de cacao,... ) SIN adición de materias primas químicas. Los abonos orgánicos son de una composición muy variada y equilibrada, y tienen una acción suave y prolongada.

Fertilizantes organominerales

Constituidos por una parte de componentes naturales (de origen animal y/o vegetal, ver bajo Abonos orgánicos) y enriquecidos con materiales químicos a fin de obtener una acción rápida. Un fertilizante es considerado como organomineral cuando contiene como mínimo, un 25% de materias orgánicas. Los componentes orgánicos en este fertilizante, se encargan de un enriquecimiento adicional de humus en el suelo.

Fertilizantes Químicos o Minerales

Son fabricados de manera artificial. No contienen materiales orgánicos y NO son enriquecidos con material de origen animal y/o vegetal. En caso de no respetar las dosis prescritas, pueden provocar quemaduras a las plantas. En este grupo, hacemos una distinción entre fertilizantes rápidos y lentos.

En suma, todas las plantas necesitan tomar los siguientes 13 elementos. Si le faltara cualquiera de ellos por completo moriría: Macroelementos: Nitrógeno (N), Fósforo (P), Potasio (K), Calcio (Ca), Magnesio (Mg) y Azufre (S).Microelementos (toman pequeñas cantidades): Hierro (Fe), Manganeso (Mn), Zinc (Zn), Cobre (Cu), Molibdeno (Mo), Boro (B) y Cloro (Cl).

Los suelos tienen de todos ellos, pero a veces falta alguno (carencia) y es necesario añadirlos mediante fertilización. Los fertilizantes, los reguladores de crecimiento y los mejoradores de suelo reponen los nutrientes extraídos por las plantas y los perdidos por lavados en profundidad que arrastra el agua de lluvias y el riego.

Fertlización y Abonado algunos consejos

Los suelos arenosos necesitan más Potasio en la fertilización porque se pierde por lavado. También los suelos que se riegan mucho.

Para la brotación y el crecimiento las plantas necesitan más agua y más Nitrógeno. Abona las plantas con fertilizante rico en nitrógeno justo antes de la brotación.

Cuando las plantas empiezan a desarrollarse con mayor vigor (primavera) es el momento de empezar a fertilizarlas. Las plantas mientras crecen es cuando más agua y más alimento necesitan. En flor, las plantas no suelen crecer y por tanto, los abonados se deben reducir durante la floración, hay que hacerlos antes.

La floración se estimula con fertilización de abonos ricos en Potasio (K). Las plantas con flores, árboles frutales y ornamentales necesitan abonos ricos en otasio, si escasea, habrá pocos frutos y flores pálidas.

No se deben aplicar, en general, fertilizante minerales en invierno, pero sí abonos orgánicos (estiércol, mantillo, etc.). Una planta con las raíces dañadas o podridas no se debe abonar hasta que se recupere.

Hortalizas y frutales se aconseja la fertilización únicamente con estiércol u abonos naturales. Es importante que apliques el estiércol totalmente descompuesto, bien fermentado, por ejemplo, en invierno.

Abono orgánico

El estiercol bien curado, es decir, maduro, es excelente para los rosales. Si está fresco puede “quemar” a las raíces. Se pueden hacer una fertilización de las plantas del jardín sólo a base de abonos orgánicos, como estiércol, mantillo, compost, humus de lombriz, guano, turba..., pero lo mejor es usar un abono orgánico más un abono mineral. El abonado orgánico se hace en invierno u otoño, extendiendo en el suelo una capa de 2 ó 3 cm (si es guano, mucho menos); luego se entierra ligeramente con la azada.

Emplea todos los años abonos orgánicos como el compost casero, el estiércol o el vermicompost, también llamado, humus de lombriz. De estiércol, 1 carretilla por cada 10 m2. Como mínimo, una vez al año se debe hacer el abonado orgánico (en invierno) o cuando prepares una plantación, sea la época que sea.

Con abonos de lenta liberación habrá nutrientes durante 3 meses o más. Abona las plantas anuales que florecen para que sigan haciéndolo sin descanso. Emplea tierra de castaño o de brezo para acolchados de plantas acidófilas como Hortensia, Azalea, Rododendro, Brezo, Gardenia y Camelia.

En caso de usar un fertilizante seco, por ejemplo, en gránulos, aplica luego agua abundante.

Es recomendable que añadas a la tierra o pulverices sobre las hojas una vez al mes quelatos de hierro y otros micronutrientes con el fin de prever la carencia de Hierro y así tener las hojas más verdes.

El césped abónalo con 3 aplicaciones al año: primavera, verano y otoño.

Las cenizas de madera sirve como abono: contiene Potasio (K), pero casi nada de Nitrógeno. Esparce un poco por encima e incorpóralas labrando.

Abono foliar

Los abonos foliares se pulverizan sobre las hojas y sus nutrientes penetran hasta la savia. No los use si existe riesgo de lluvias (se pierde) ni con mucho sol y calor (riesgo de quemaduras). Se absorbe rápidamente y es metabolizado de inmediato, lográndose resultados rápidos y efectivos.

Se deben aplicar para que las plantas se desarrollen rápidamente, como efecto de choque. Sin embargo, los abonados foliares hay que tomarlos como un complemento puesto que la principal fuente de alimento de una planta le llega a través de las raíces.

Resultan muy interesantes para aportar microelementos (Hierro, Manganeso, Cobre, etc.) ya que se precisan en muy pequeñas cantidades. Para evitar “quemaduras” en hojas, respeta la dosis que indica el envase y no apliques nunca con sol en todo lo alto. A la hora de usar abono foliar, lee detenidamente las instrucciones de uso, por ejemplo, las cantidades recomendadas.

Carencias y excesos de abono

Problemas de deficiencias de nutrientes en los suelos, de no abonar lo adecuado ni aportar fertilizantes cada año y el caso de excesos de abonos.

Siempre será preferible abonar de menos que de más, e ir incorporando gradualmente nuevos abonos. Las manchas marrones en las hojas o quemaduras en los bordes puede ser señal de un exceso de fertilizantes. Tan perjudicial es abonar poco como mucho. Es siempre preferible quedarse corto con el abonado que no pasarse, igual que ocurre con el riego; siempre habrá tiempo para ir incorporando más.

La fertilización es más delicada en macetas que en el suelo, porque se pasa fácilmente de la carencia por lavado del riego al exceso. La deficiencia de Nitrógeno provoca un crecimiento lento y color verde amarillento pálido, sobre todo en las hojas más viejas. también el Hierro puede faltar en los suelos de pH alcalino (calizos). Se manifiesta por hojas amarillas permaneciendo los nervios verdes; se ve en las más jóvenes, de los brotes.

Si el suelo es medianamente bueno no hace falta abusar de los fertilizantes.Debemos tomar en cunta que el amarilleo de las hojas puede ser por un suelo muy calizo que provoca la falta de algún elemento mineral, por ejemplo, Hierro, Manganeso, etc.. En estos casos, aporta un fertilizante con microelementos.

Para las Camelias, Rododendro, Azalea, Gardenia o Brezo, compra un substrato especial para plantas acidófilas, que tiene un pH bajo (ácido), en lugar de tierra con pH alto (alcalino). El ácido cítrico es un producto barato, fácil de usar y útil para acidificar el agua de riego calcárea (dura), es decir, sirve para bajar su pH. Una forma de tratar las plantas acidófilas es con sulfato de hierro (1 cucharada por planta grande o 1 cucharadita por cada macetero mediano) o bien con quelatos de hierro.

Resulta muy aconsejable aportar al menos una vez al año quelatos de Hierro a todas las plantas para prevenir el amarilleo por carencia de Hierro (clorosis férrica). Las macetas no debener abonarse en exceso porque la tierra puede salinizarse y la planta se “quema”.

El exceso de fertilizante nitrogenado fomenta el desarrollo de plantas altas y débiles y el ataque de hongos y parásitos. Sin embargo, debe aplicarse en dosis y proporciones adecuadas ya que el exceso de nitrógeno también aumenta la contaminación de las aguas subterráneas por lavado de nitratos.

Exceso de abono

Abona tus macetas lo suficiente pero sin pasarte. Notarás que te has pasado en el abono porque la planta comienza a tomar un tono verde oscuro seguido de un crecimiento demasiado rápido y al poco se empiezan a secar las puntas de las hojas. Para quitar el exceso de abono de las macetas echa agua durante un rato dejando que salga por la parte inferior de la maceta para “lavar” así la tierra.

Escasez de abono

Cuando a tu planta le falta abono notarás que toma un color verde-amarillento que en algunos casos puede acabar secando la planta. Para recuperarla agrega un abono completo de acción rápida sobre las hojas (abono foliar) o en el sustrato diluido en el agua del riego (abono líquido).

Acabemos rompiendo un mito falso de la jardinería: clavar clavos oxidados en la tierra de una maceta no sirve de nada, ya que para que la planta absorba el hierro se le debe administrar en forma de quelatos solubles.