CULTIVAR ORGÁNICO

La agricultura ecológica se define como un sistema de producción que evita o excluye de una manera amplia el uso de fertilizantes y plaguicidas sintéticos así como los reguladores de crecimiento o aditivos en los piensos de para la cría de animales. Hasta donde sea posible se utiliza la rotación de cultivos, adicionan subproductos agrícolas como abonos verdes, estiercoles, desechos orgánicos, rocas o minerales triturados sin transformar así como el control biológico de plagas. Todo ello para mantener la productividad del suelo y del cultivo, proporcionando los nutrientes adecuados para las plantas y consiguiendo el control de los parásitos, las malas hierbas y las enfermedades, sin agredir ni deteriorar el entrono ni los consumidores de tales productos.

Frecuentemente nos preguntan ¿Es realmente posible cultivar y mantener un jardín con productos orgánicos, sin el uso de fertilizantes e insecticidas químicos?

Por supuesto, mucho antes de haber inventado los productos químicos manufacturados, jardineros crearon algunos de los mas espectaculares y bellos jardines en el mundo. Usted puede crear el jardín de sus sueños –tomates jugosos y llenos de sabor, un sorprendente paisaje floreado con exuberantes arboles frutales y plantas– todo con métodos de cultivo orgánico que han gobernado los ciclos de nuestro planeta antes que el hombre.

Alimentar una planta con fertilizantes artificiales es básicamente igual a alimentar a una persona por vía intravenosa. Las plantas como nosotros, tampoco pueden sobrevivir de comida chatarra. Debemos enfatizar lo que la ciencia confirma: un jardín exitoso comienza con un sustrato sano. “El 90% de las fallas en un jardín son por causa de un sustrato pobre”.