Productos Orgánicos

Hongos y Micorrizas - Bacterias Benéficas

Tratamientos biológicos

Para explicar este tipo de tratamientos incluímos este texto de Kevin Keith de Harris Morgan, que explica en de una manera simple una de las tecnologías mas completas y complejas para el tratamiento de los hongod. Cuando llegas a una nueva ciudad, no sabes donde comprar comida, como tomar un autobús o cuales son las colonias peligrosas. Para resumir, estás en desventaja con las personas que ya viven ahí y están establecidos en esa ciudad.

Microbios Buenos vs. Microbios Malos

Cuando pones un fungicida biológico (microbio) sobre una semilla, y la siembras, es como una persona mudándose a una ciudad nueva; los microbios introducidos están en desventaja. Establecer una población nueva de microbios en el suelo es difícil. Los microbios ya establecidos ocupan el espacio donde está la comida, y están establecidos porque son microbios adaptados a vivir y sobrevivir en estas condiciones en particular.

Poblaciones de microbios en el suelo

Hay muchos microbios en el suelo, la mayoría no dañan ni ayudan a las plantas. Sin embargo, existen algunos microbios que son directamente benéficos para las plantas promoviendo su crecimiento o poniendo a su disposición los nutrimentos. También hay unos cuantos que pueden provocar enfermedades, esos llamamos “microbios malos”.

Y hay los microbios que luchan contra los microbios que causan enfermedades. A éstos los llamamos los “microbios buenos”.

Muchos científicos buscaron y encontraron “microbios buenos” para uso potencial como fungicidas biológicos. Estos “microbios buenos” pueden ser purificados y colocados sobre las semillas. Es como si quisiéramos que estos microbios se establecieran en el suelo para prevenir los “microbios malos” de causar enfermedades a las plantas. Es mucho preguntar a un microbio.

La idea es de introducir “microbios buenos” en el suelo para que protejan a las plantas. Estos microbios tienen que tener algo de ventaja para competir con microbios ya establecidos en el suelo, y así hacer que aumenten las probabilidades de que el “microbio bueno” proteja a la planta de los “microbios malos”.

Dos maneras de que gane el “microbio bueno” sobre el “microbio malo”

Antagonismo

Científicos que desarrollan tratamientos biológicos para semillas buscan “microbios buenos” que sean antagonistas de los “microbios malos”. Algunos de los “buenos” pueden segregar substancias que impiden el crecimiento o matan a los “microbios malos”. La foto muestra bacterias en le centro con hongos creciendo alrededor. Las bacterias segregan una sustancia que impide a los hongos crecer cerca de los “buenos microbios” del centro. Establecer este “microbio bueno” sobre las raíces de las plantas podría permitir tener una zona de protección contra enfermedades.

Exclusión de sitio

Otra estrategia es encontrar un “microbio bueno” que crece con excepcional rapidez y que pueda ocupar físicamente la mayoría de los espacios donde hay comida sobre la semilla y las raíces. Si puede ocupar esos espacios ricos en nutrimentos antes que los “microbios malos” lleguen, eso prevendría la infección, y limitaría las enfermedades de las plantas.